Enriqueta González Rubín - "Una boda por amor"

Posted by La mujer Quijote in , ,

Rubín encajaría también en la etiqueta de pioneras ya que fue la primera novelista en asturiano. Canella señala que en 1864 publicó por entregas una novela en "El Faro Asturiano", un periódico de Oviedo, pero, de ser cierta la afirmación, el texto se ha perdido. En 1875 publicó "Viaxe del Tíu Pacho el Sordu a Uviedo" que es la primera novela en asturiano que se conoce. El resto de su obra que nos ha llegado (incluido este cuento) lo ha hecho por medio de Protasio González Solís, director de "El Faro...", en "Memorias asturianas", publicado en 1890.
La mayor parte de los escritos que conocemos de Rubín muestran su interés por las condiciones de vida de la mujer, su educación y su papel en la sociedad de la época.
El texto está escrito en la variante oriental y con la ortografía de la época.

Era una mañanina fresca d'abril: entodovía no amaneciera del tou, pero ya los paxarinos antamaben a rebullir per entre les jueyes de los ñozales, y los más temerosos, asomándose al ñeru como a una ventana, espabilaben los güeyinos para ver si era de día.
Mentestantu abrióse con cudiáu la puerte d'un horru y salió callandicu un mozu, y agarrando'l palu que tenía na tanobia esmucióse pocu a pocu per una caleya y coló pela vera del Sella abaxu. Era l'aparecíu un de los mios vecinos, fachenda y pocu dineru; fuera soldáu y traía la ropa apariente, pero los bolsos, como dicen, con pocu fonduxe, y salía del horru d'una vecinina que yo tengo mui guapina y respingada, fiya d'unos probes vieyos que por ella víen el sol nacer.
Los dos mozos taban ñamoraos a más y miyor, pero los padres d'ella non eran gustosos nesi casamientu y el día que Perico, qu'ansí se llamaba el mozu, -yos la jui pidir, escusábense de dá-yla (eso sí, con muí güenes razones) y dixeron, rasu per corriente, que non golviera poner les pates naquella casa.
—Porque, a dicir verdá —arrespondía'l tíu Rósete a los que-y lo reprendían— «el que maju busca, maju mantién», —y a elli non-y convenía un xenru que majiara, sinon que machuriara bien.
Non taban la jiya y el padre d'un paecer y Penco persiguió entrando toles noches n'hoiru y saliendo toles mañanes.
Una noche que taban asentaos xunta'l jueu el padre, la madre y la jiya, estes dos filando y el padre xurgando'l jueu pa que jirvieran les corbates, antamó'l tíu Rosete a rascar una oreya, y dempués jizo un cigarru que cola destración se-y olvidó encender, y ansina como'l que non quier, escomenzó d'esta manera:
—Mio jiya del alma, nos ya somos vieyos y yo sobre tou nesecito quien m'ayude daqué: tú ya tienes venti años jechos pelos ñisos, y mester e que te cases...
Aquí tusió una vez y escamó otra por ver que-y arrespuendía Lala, que así se llamaba la jiya, pero ésta agachó la cabeza arcia la rueca, como pa desjacer un popizu, y siguió jilando. El vieyu miró a la muyer, y la muyer miro al gatu, y el tíu Rosete desatapando'l pote de les corbates, siguió d'esta manera:
—Mio primu'l Gorxuelu vieno acá esta tardi mentes que tú justi pola reciella y díxomi estes razones: «Rosete, tienes una jiya que paez a la Santina de Cuadonga, yo tengo un jiyu que sina mialma paez un granaderu de la guerra de la Pendencia... Casémoslos, Rosete, y el mío jiyu fayudará nes tos veyeces y ti tarrá pa to casa con qué pagar la renta de la casería dos años lo menos».
Aquí calló'l güen Rosete asperando la rempuesta, pero denguna palabra-y arrespuendió Lala y solamentre voltió'l mandil y sonóse, como llamando una llagrimina.
—Agora bien —dixo'l vieyu—, yo arrepuendí a mío primu: «Compadre, los mozos s'han casar, que ños non, allá lo veremos». Conque dimi, rapaza, ¿qué ti paez la perpusición?
Lala golvió llimplase, escorrió'l gatu cola pata, y dixo por fin:
—Padre, yo ñon me quiero casar entodovía.
Persupuestu que cuando una moza de venti años, guapa y perpisada, diz que ñon se quier casar, daqué hai pel mediu, porque pola gana de casase non nesecita ninguna moza dir a L'Infiestu.
Asina cudio que lo cabildaría'l güen vieyu, porque contestó-y a la jiya un poco enjocicáu:
—¡Vaya, rapaza! Yo bien sé que lo que ti duel ñon e cásate, si ñon casate con otru que con Perico'l de la Sarxenta, pero con ési, ¡si ma Dios ñon te casas! porque yo ñon te quiero ver murrir de jambre tres d'un barganal, tú eres una probe, y non ti convién. E güen mozu, si por cierto, pero tú ñon tienes con que lu mantener, nin elli a ti, y dempués han entrar les llágrimes y sospiros, porque, mio jiya del alma, na casa onde ñon hai panchón, toos riñen y toos tienen razón, y como dicía mio madre, que Dios haya, la danza sale de la panza. Acuerda contigo, mio jiya, dexa a Perico, que se case dayuri, onde lu mantengan, y tú cásate col to primu'l Gorxuelu, qu'e güeña comenencia para ti.
Calló'l tíu Rosete y ñon diz la historia si Lala dixo que sí o que ñon, pero lo cierto jui que Perico'l de la Sarxenta siguió entrando n'horru y saliendo a l'amanecerina, y el domingo de Pascua dexóse'l cura echar los pregones de los dos al altar.
Tres semanes dempués, y un sábadu al riscar l'alba, allegó Perico a ca del tíu Rosete. Llevaba puestu calzón cortu con una botonera de feligrana a los liaos que daba gustu: chalecu de corte, faxa colora, montera de terciopelu echada subre una oreya: medies blanques de Babia, y zapatos de la Pola esfregaos con tocín pa que rellucieren. Subre tou esto llevaba una gran capa de pañu pedrosu que-y emprestara so primu Antón el de Pastra, porque fora mui mal paecíu qu'un mozu jora casase sin capa: y asina arreáu y acompañáu del qu'había ser padrín de la boa y d'utros dos mozos qu'habín de dir y venir tirando tiros, picó a la puerte cola porra del palu; asomóse la suegra cola cara llorosa y abrió-y, y baxó Lala ya mui emperexilada con una saya de nascote sobre otra de boquín coloráu, un mandil con tres terciupelos, cuerpos de damaso verde y rebociñu de franela, rodiáu de terciupelu, pañuelu d'altiver bien repicáu en moñu, perendengues de feligrana, y unos corales finos amarraos con medides de Cuadonga.
Mentres que cubría la mantellina, que-y la regalara'l ñoviu, asina como la saya, en pagu de los calzoncíos y la camisa qu'ella, según l'usu, -y había dar a elli, joren llegando les mozes que l'habín acompañar, y so madre fui gobernando la cestada que habín comer na sacristía, y nella metió una juente de cuayada batíu con azúquer, dos botelles de vinu, un cuartarón de vizcochos, una onza de chicolate pal señor cura, con dos bollos de pan blancu y una juentica d'arroz con llechi. La mayor amiga que tenía Lala, agarró la cesta (qu'e cargu d'honor el llévala). El tíu Rosete, qu'era home mui cumplíu, ñon quixo que dixeran que porque la jiya diba a disgustu non diba elli a la iglesia, y col corazón partíu de pesadumbre, salió tamién como los demás homes. Pero Lala, al desapartase de so madre, antamó a lloramugar, y so madre a dar voces diciendo:
—¡Adiós, mió jiya del alma! En güen hora vayas, mante del corazón!
Y nestes palabres dio-y un bálamu y mentestantu que la recordaben, Lala escapó ensugando los güeyos, y anque maldita la gana tenía de llorar, jui llimpiándose tol camín, porque sinon habín tener que dicir los jabladores. Adientro de sagráu, ñon quiero méteme, porque allí temo que lo mesmu se casan los ricos que los probes, solamentre diré qu'a Lala preguntó-y el señor cura tres o cuatro veces antes qu'arrespuendiera que sí, porque e punto d'una rapaza'l ñon decir que sí, ansina de vota volén.
Dempués de casaos entraren na sacristía y allí comieren y bebieren lo que llevaban, y golvieron pa casa de Lala tirando tiros pel camín, sin olvidase de redublalos al llegar al llugar. A mediu día todos comieren como si tal cosa, y bebieren un barril de sidra qu'había a pravención.
Entós tratóse de gobernar los carros en qu'habín dir los axuares. Los carros eren dos no más, pero cadún llevaba dos pareyes de gües que, de puru anchos, non jacían más que solmenar los esquilones que-yos punxeran.
Nun de los carros diba la cama de los novios, jecha con mantes y almuades que daba gustu vela, y na testera de la cama, metanos, la rueca de Lala col jiláu puestu, como diciéndo-y: «jílame».
N'otru carru diba l'arca, les jerrades, los demás axuarucos y algunes riestres de maíz.
Lluego qu'estuvieren armadicos, y les moces enjileraes na puerte, entamaron les llágrimes de Lala y los allaríos de so madre, que ñon parecía más que s'acababa'l mundiu parella: golvió da-y otru bálamu y golvió salir Lala y el ñoviu consolándola. Entós les moces dieron en repicar les panderetes, y echaren a andar todos, tres los carros, que tamién diben cantando por más gala, y los dos tiradores soplaren un par de tiros que entre tou había bastante para desterminar los oídos del mayor sordu del mundiu.
Llegaos a casa del noviu, como ésti ñon tenía madre qu'arrecibiera la moza, salió una vecina, que jacía les veces de tal, y dándo-y un abrazu a Lala, metióla dientro, diciéndo-y: «bien venida seas a esta casa, mio jiya del alma».
Y entraren les moces que la acompañaben y caduna-y dio lo que-y llevaba, una un piñu de maíz, utra una llibra de llinu, utra una gallina, y la madrina una sábana de mediana sin frencha. Los homes mentantu descargaren los carros, y dempués, como era anochecíu, trataren de xentar, porque como dicía l'otru: «De Pascua arriba xentar de día». Lluego que remataren antamó la fiesta que duró hasta l'amanecer y los mozos ya estaban roncos de decir ¡ixuxú! ¡vivan los novios! ¡viva quien baila! y les demás coses que s'usen en semeyantes casos.
Desque amaneció, cadún caminó pa so casa, y quedánonse los novios casaos en paz y gracia de Dios, y los primeros dis dengún ñubláu turbio la lluna, si non la muerte del tíu Rosete, que munchos dicín que muriera de pena.
Pero como tou s'acaba niste mundiu de llaceries, acabóse'l pan de la boda y les panoyes de les riestres y llegó un día que non había en casa de Perico más que l'agua de la jerrada... Entós Lala dio en reburdiar con Perico, y llamába-y jolgazán, que pa qué se casara con ella pa non tener con qué la mantener, como so padre, que la tenía como la ñata sobre la llechi... Perico arrespuendía-y que tamién a ella-y gustaba munchu llucir sayes de nascote, corales finos y medies madrilanes y que lo que gastaba nesto miyor lo chara en maíz cuandu estaba baratu.
Ella, al oír esto, antamó a esmormiellar, y entós elli calló de miedu de que se-y malograra un mayorazu, y agarrando una pelaza y el jachu al costín jui buscar una carga de lleñi pa llevar a la villa y trer un mollete. Golvamos a Lala qu'asina que Perico salió ensugó los güeyinos que se riían solos, desocupó una jerrada y tomó'l camín de la juente. Pa llegar a ella dizque tenía que pasar per xunta la casa del siñor del llugar que-y llamaben D. Pedro Laburra, y tenía un sobrín güen cazador, si los hai, pero non de perdices, sinon de moces. Venía ésti a la ocasión que Lala baxaba pela caleya y como diba coloradina como una mazana de la reburdia que tuviera con Perico, daba gustu vela, y Ramón, qu'así se llamaba el sobrín de D. Pedro Laburra, paróse delantre d'ella y preguntó-y onde diba. Escusada era la pregunta, pero ello per daqué habín escomenzar. Ella respuendió-y qu'a la juente, y Ramón dio la güelta y jui con ella y estevo arrimáu a la escopeta, metantu que coyó la jerrada, y dempués pidió-y agua, y ella apurrió-ylo en canxilón y non lu soltó mentres que bebía. Golvieron xuntos, y a la puerte de cae de Lala estuvieren parllando un cachicu; nengún sabe lo que dixeren, pero cuando'l güen Perico golvió de la villa con un mollete de veintiocho cuartos sol brazu, que non lu antamara'l probé por venir comelu xunta Lala, ésta dixo que non tenía gana y juise pa la cama sin cenar a lo qu'ella dicía, pero ñon lo cuntaba asina una vecina que, agoliéndo-y munchu pela tardica na quintana, dicía ella:
—Sina mialma, en ca de Perico la Sarxenta agüele qu'e un pasmu... ¡y e a torresnos!... ñon hai otres como les muyeres guapes pa gobernar una casa.
Y los vecinos que la oíen, dizque se riían amirándose unos a otros y acemcaben el güeyu.
Ramón el de D. Pedro Laburra diba y vinía, y Perico cuandu lu topaba en casa solía dici-y a Lala.
—Ah muyer, ¿qué vien jacer isi magüetu en casa?
—Ai maridu —respuendía-y ella— venía pidinos la renta y díxi-y que nos asperara por Dios, que entovía ñon podíamos paga-y.
Entós el probé Perico agachaba les oreyes, y callaba.
Al cabu d'un añu tevo Lala un rapacín tan guapu como ella. Anque males llingües dicín que más se semeyaba a D. Pedro Laburra qu'a Perico, sería un jablar, y para'1lcasu tantu daba. Lo ciertu e que Lala diba a les romeríes con güenes sayes pintes, güenes perendengues y corales; solamentre que cuando los vieyos la ven pasar tan perpisada y allegre, dicen un escontra otru, como llastimándose:
—¡Pardiela! el que ñon tien con qué mantener la muyer y los jiyos, ñon debía casase con muyer guapa...
Lala a tou ríese y jaz la suya: una vez que so madre la reprendió, respuendió-y:
—Qu'asina jacían algunes señores d'altu copete.
¡Mira'l diañu de la moza, p'habese criáu ente jelechu, si ñon sabía arresponder!
El probé Perico vive como un santu de Dios y ya va engordando, y asina e que ñon sabe onde poner a la so Lala, porque tien tantu gobiernu, y una vez que'l siñor cura estaba pedricando de cuando'l Señor jizo'l milagru de dar de comer a tanta xente con cinco panes y dos peces, pico elli col coldu a un qu'estaba xunta elli, y díxo-y:
—¡Sima Dios, Pachu! ¡asina jaz la mió Lala!
¡Eso e que dicía mió güelu que'l mundu empeoraba! ¡ñon por ciertu, qu'adelanta! En so tiempu ñon se vían muyeres tan agudes como agora, qu'entos les probes machuriaban de duru si querín comer, y agora... saben comer sin machuriar. Entós e verdá que se confesaben a menudu, diben a misa y rezaben el rosariu... ¡güenes tochures! ¿quién s'acuerda d'eso agora? E menester pensar n'otres coses, que la presona, asina como la ven, asina la estimen, y ¡qué bien parecería una moza d'agora vestida como se vistía mió güela! ¡N'home, non! el mundu siempre camina... camina... camina... como la rueda d'un molín, y dientro de pocu amos ver... qué sé yo lo que veremos... Ello dirá...

This entry was posted on 18 diciembre 2012 at 21:38 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario