Emily Dickinson (II)

Posted by La mujer Quijote in ,

Hay una soledad de espacio
Una soledad de mar
Una soledad de muerte, pero éstas
Serán compañía
Comparadas con ese paraje más profundo
Esa privacidad extrema
de un alma en su sola compañía -
Finita infinitud.

******

Moría por la Belleza - pero me sentía rara
Encajada en la Tumba
Cuando Uno que murió por la verdad, yacía
En una Habitación contigua -

Me preguntó en voz baja "¿Por qué había fallecido?"
"Por la Belleza", le comenté -
"Y yo - por la verdad - Ambas la misma cosa -
Hermanos somos", dijo -

Y así, como Parientes, que se encuentran en una Noche -
Hablamos de una Habitación a otra -
Hasta que el Musgo nos alcanzó los labios -
Y cubrió - nuestros nombres -

******

Dicen que "el Tiempo alivia" -
El Tiempo nunca ha aliviado -
Un sufrimiento real se endurece
Como los Tendones, con la vejez -

El Tiempo es la Prueba del Dolor -
Pero no un Remedio -
Y si tal cosa prueba, prueba también
Que no hubo Mal -

******

Uno no se atreve a nombrar la Soledad -
Se la podría más bien imaginar
Como la Plomada que desciende a su Tumba
Para medir el Tamaño -

La peor alarma de la Soledad
Es que viera por ella misma -
Y pereciera frente a ella misma
Por tan sólo un escrutinio -

El Horror de no estar vigilado -
Sino marginado en la Oscuridad -
Con la Conciencia suspendida -
Y el Ser bajo Llave -

Temo que esto - es Soledad -
La Hacedora del Alma
Sus Cavernas y sus Corredores
Que iluminan - o sellan -
 


Versión de Manuel Villar Raso

This entry was posted on 28 febrero 2011 at 20:32 and is filed under , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

8 comentarios

Maravilloso. Adoro a Dickinson. Cuando aprendí inglés fue una de las primeras poetisas a las que tuve ansia por leer en su idioma. Gracias por recordármela.

Montones de sus poemas son emblemáticos para mi. si no fuera por la incapacidad congénita que tengo para recordar versos, estaría recitándolos día si y día también.

28 de febrero de 2011, 21:26

¿Valor, locura, osadía? Empezar a leer poesía en un idioma nuevo y hacerlo empezando por Dickinson es de alabar, no es de las más fáciles.

1 de marzo de 2011, 14:03

Te garantizo que no. Tengo que leerla en edición bilingüe siempre. Si difícil es en castellano, en inglés, captar el sentido de los poemas es la batalla dl Loira. Pero era una cosa personal. No obstante puestos a elegir entre los términos que propones, me quedo con locura. Me traje dos volúmenes de Dickinson y uno de Frost de un viaje y voy "bregando" poco a poco con ellos.
En cierto sentido no obstante, encuentro la poesía más fácil que otros tipos de texto para traducir. Es un texto recortado, un puñado de versos, breve que puedes leer y releer. Otra cosa es que le captes el sentido con más o menos facilidad. Y Dickinson, como dices, no es un Dos más dos.

Tengo pedida precisamente esta biografía, que ha motivado ardorosas disputas, a ver que tal está...

http://www.amazon.com/Lives-Like-Loaded-Guns-Dickinson/dp/0670021938

Un saludo.

1 de marzo de 2011, 21:35

Pues en contra de tu opinión yo pondría a la poesía entre los textos más difíciles de traducir, tal vez por eso de que es un texto recortado, el contexto se reduce y la cosa se complica, por eso admiro tu decisión.
Las biografías y yo no nos llevamos muy bien. Ya una vez dije (creo que fue en el blog de la prima de audrey) que, en principio, sólo me interesan dos biografías: la de las Bronte que escribió la Gaskell y la de Samuel Johnson que escribió Boswell. Y no por las biografías en sí (la de las Bronte no tiene fama de ser muy fiel a la realidad) sino por lo que significan de descripción de una época que a mí me resulta muy interesante (y porque leer a la Gaskell siempre es un placer, aunque sea leer su lista de la compra).
Saludos

1 de marzo de 2011, 22:02

El arte de la biografía me parece de los más difíciles y de los que más fácilmente caen en la falacia. No puedes ser fiel a la realidad siempre, no puedes permitirte llenar con fabulación el más mínimo hueco. He leído magníficas biografías, he leído biografías horrorosas. Pero me interesan mucho los libros acerca de como los biógrafos encaran dicha labor.

Dificilmente nadie alcanzará nunca el nivel de Boswell.


El problema es que siempre las tengo que leer cuando conozco bien al personaje, no quiero que sesguen en nada mi opinión acerca de él. Por eso mismo, me niego a ver películas basadas en novelas que me han gustado mucho. Por muy bien que actue John Malkovich en la adaptación de "Desgracia", yo nunca podré ver asi al personaje de David Lurie, no se formó asi en mi cabeza al leer esa maravilla.

Pero bueno, algunas más que las que tu pones si que he disfrutado, aunque no estarán nunca a la altura de la obra de los escritores retratados. "Virginia Woolf" de Hermione Lee o "Henry James" de Leon Edel no están mal. Y una muy divertida, la de Douglas Adams por Neil Gaiman.
Lo de la poesía por mi parte debe ser solo la osadía del desconocedor, del que nada tiene que perder si se arriesga. Je.

1 de marzo de 2011, 22:47

Ah, y se me olvidaba. Si quieres una biografía que te haga entender bien lo futil de las biografías, la de William Shakespeare que escribió Bill Bryson. Te das cuenta de que en realidad no sabemos prácticamente nada de nada del bardo de Stratford Upon Avon. Todo es un castillo de humo. Me dejó "patidifuso".

1 de marzo de 2011, 22:49

maravillosa emily!! un genio!!!

love
yolanda

2 de marzo de 2011, 13:29

Digamos que Bryson como articulista humorístico me gusta (su libro de viajes en EE.UU. es fantástico), pero no sería una fuente que me interesara lo más mínimo a la hora de investigar a Shakespeare. Que las leyendas urbanas sobre Shakespeare, que tan bien explotan algunos, no te hagan dudar, aunque hay cosas que se ignoran (como de Cervants, Calderon, Lope), no es un castillo de humo.

2 de marzo de 2011, 19:50

Publicar un comentario