Anna Ajmátova (III)

Posted by La mujer Quijote in ,

Leyendo a Hamlet
A la derecha del cementerio hay un sembradío estéril;
detrás, un río de azul centelleante.
Tú dijiste: —Está bien, vete a un convento
o cásate con un necio...
Era la clase de cosas que siempre dicen los príncipes,
pero son palabras que nunca se olvidan.
Deslícense cien siglos en una querella como un manto de armiño bajo sus hombros.
(1909)

A la muerte
Vendrás de todos modos. ¿Por qué no ahora?
Cuánto he esperado. Vienen los malos tiempos.
He apagado la luz y abierto la puerta
para ti, porque eres mágica y sencilla.
Asume, por tanto, la forma que más te plazca,
apunta y dispárame un tiro envenenado,
o estrangúlame como un eficiente asesino,
o bien inféctame —el tifo sería mi suerte—,
o irrumpe del cuento de hadas que escribiste,
aquél que estamos cansados de oír día y noche,
en el que los guardias azules trepan las escaleras
guiados por el conserje, pálido de miedo.
Todo me da lo mismo. El Yenisei se arremolina,
la Estrella del Norte cintila como cintilará siempre,
y el destello azul de los ojos de mi amado
está oscurecido por el horror final.
Ya la locura levanta su ala
para cubrir la mitad de mi alma.
¡Ese sabor del vino hipnótico!
¡Tentación del oscuro valle!
Ahora todo está claro.
Admito mi derrota. El lenguaje
de mis delirios en mi oído
es el lenguaje de un extranjero.
Inútil caer de rodillas
e implorar piedad.
Nada que cuente, excepto mi vida,
es mío para llevármelo:
no los ojos terribles de mi hijo,
no la cincelada flor pétrea
del dolor, no el día de la tormenta,
no la tribulación en la hora de visita,
no la querida frialdad de sus manos,
no la sombra agitada en los árboles de lima,
no el fino canto del grillo
en la consoladora palabra de la partida.
(1940)

Esta época me ha desviado
Esta época cruel me ha desviado
como a un río fuera de su curso.
Desviada de las riberas familiares,
mi cambiante vida fluyó
a un canal hermano.
Cuántos espectáculos me perdí:
el telón alzándose sin mí
y cayendo también. Cuántos amigos
que nunca tuve oportunidad de conocer.
Aquí, en la única ciudad que puedo llamar mía,
donde caminaría dormida sin perderme,
cuántos cielos extranjeros pude soñar
que no rendirían testimonio a través de mis lágrimas.
¡Y cuántos versos fui incapaz de escribir!
Sus coros secretos me acechan
muy de cerca. Un día, acaso,
me estrangularán.
Sé los comienzos y también los finales.
y la vida-en-la-muerte y alguna otra cosa
que mejor será no recordar ahora.
Cierta mujer
ha usurpado mi sitio
y usa mi verdadero nombre,
dejándome sólo un apodo
con el que he procedido lo mejor que he podido.
La tumba a la que vaya no será la mía.
Pero si pudiera salir de mí misma,
y contemplar a la persona que soy,
sabría, por fin, qué es la envidia.
(1944)

Versión de Kyra Galván

This entry was posted on 06 enero 2011 at 22:15 and is filed under , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

4 comentarios

Ajmatova se cruzó en mi camino hace años de manera inesperada mientras aprendía acerca de dos de los músicos del siglo XX que más me han gustado siempre: Shostakovich en cuya biografía descubrí que Ajmatova le había dedicado uno (o varios, no recuerdo) de sus poemas y Prokofiev, que musicalizó asimismo algunos de sus poemas (Five poems by Ana Ajmatova, op 27, que me voy a poner ahora mismo). Entonces compre un volumen de sus poemas y me fascinó, la verdad es que varios de los pocos poetas que he leido han llegado a mi a traves de la música o la obra de otros literatos. Precisamente estoy escribiendo un post acerca de un libro de poesía.

Por cierto excelente "A la muerte".

Saludos.

6 de enero de 2011, 22:46

No conocía esa obra de Prokofiev, tengo que buscarla. También tengo que buscar qué poemas dedicó a Shostakovich. No conocía nada de su relación con la música y los músicos.
Si te gusta Ajmátova es más que posible que te gusten algunos de los poetas rusos de principios del XX que compartieron con ella vivencias o modelos estéticos: Marina Tsvietáyeva, Vladimir Maicovski, Aleksandr Blok, Osip Mandelstam o Boris Pasternak. En el blog hay algo de todos ellos.
Saludos

7 de enero de 2011, 10:57

Pues tras hacer memeoria he recordado que el poema dedicado a Shostakovich se llamaba (como no) "Musica" y de hecho fue musicalizada por un español (de lo cual me acabo de enterar). Mira aqui > http://www.eduardovinuela.com/musica/ (Pulsa en Notas en el nombre de la pieza)

Asi, de pura memoria, no se si Rachmaminov también compuso algo en piano acerca de los poemas de Ajmatova

Los cinco poemas de Prokofiev (op 27) son "sunshine has filled the room", "true tenderness", "memories of the sunlight", "greeting" y "The king woth grey eyes.

Yo tengo una version cantada por Carole Farley en Chandos, que no esta mal.

Saludos.

7 de enero de 2011, 12:28

Acabo de descubrir un mundo en youtube sobre estos poetas. Shostakovich también musicó poemas de Marina Tsvetáieva. Habrá que tomarlo con calma y examinar todo ese material.

7 de enero de 2011, 14:05

Publicar un comentario