Brevísima historia de la literatura en lengua asturiana

Posted by Arabella in , ,

Como decía ayer, estamos en la "XXX Selmana de las Lletres Asturianes", así que las entradas durante este tiempo serán monográficas.
Orígenes
La literatura en lengua asturiana hunde sus raíces en el medievo y, como todas las literaturas, es en su origen de transmisión oral. Se compone fundamentalmente de canciones y romances que siguen presentes hoy en día en la tradición oral de Asturias (lectura indispensable para conocer esta parte de la literatura es el Cancionero musical de la lírica popular asturiana de Eduardo Martínez Torner)

Barroco
El primer texto litarario propiamente dicho escrito en asturiano del que se tiene noticia es el Pleitu ente Uviéu y Mérida poles cenices de Santolaya del clérigo Antón de Marirreguera. Data de 1639 y expone la argumentación del autor en favor de la devolución de las cenizas de Santa Eulalia a la capital asturiana. Antón de Marirreguera es autor de muchos otros textos, como la fábula Dido y Eneas o las obras teatrales L'ensalmador o L'Alcalde. Destaca en su obra una pieza de teatro que lleva por título Diálogu Políticu que iniciaría un género propio de la literatura asturiana de nombre homónimo. En él se pone en boca de los personajes las ideas y las críticas políticas, semejante al tratamiento dialogado que Platón le dio a su filosofía. Este camino lo seguirían después otros autores que verían en el uso de los personajes populares una manera de acercar sus ideas al pueblo llano.
El otro autor del Barroco Asturiano es Bernaldo de Quirós, militar de carrera, del que tan sólo se conoce un larguísimo poema, Pictures del Caballu.
Destaca en esta primera etapa el origen social de clase alta de ambos autores. En oposición a lo que sucedería más tarde, son las élites del país las que se expresa en en lengua asturiana, tales como curas, nobles y militares de estamento privilegiado. En esta época, ni en León ni en Miranda do Douro aparece ningún escritor y la situación del idioma sigue allí arrinconada en el terreno de la oralidad. Es de destacar la coincidencia temporal (unos 20 años) del surgimiento del primer autor en asturiano y la fundación de la Universidad de Oviedo, con el ambiente intelectual que promueve.

La Ilustración Asturiana o la Xeneración del Mediu Sieglu
Tras el Barroco se abre un gran período para la literatura asturiana, que coincide con la Ilustración Asturiana, un período de gran desarrollo intelectual y literario con respecto a siglos pasados.
Gaspar Melchor de Xovellanos fue el principal mentor de la literatura asturiana de la época. Entre las aportaciones de Jovellanos
Xovellanos
a la literatura, destacan las "instrucciones" para la creación de una normativa común y la recopilación de un diccionario, una gramática y una ortografía del asturiano. Se le suele atribuir un poema anónimo llamado Señor Conde Campumanes y fechado en 1781. El grupo que rodea a Jovellanos va a empezar la tarea de valorar la lengua asturiana. Surge entonces una preocupación por la situación del idioma y una necesidad de dotarlo de instrumentos que posibiliten su futuro y que vayan a servir para la normalización. Es por eso que propone la creación de la Academia Asturiana de las Buenas Letras con el objetivo de normalizar y recoger la riqueza del idioma.
"Es la lengua viva de nuestro pueblo, la mamamos todos, como quien dice, con la primer leche; va pasando tradicionalmente de padres a hijos y se continúa de generación en generación... Con un cartón y un lápiz a mano, en casa, en la calle, en el paseo, en el campo, podemos enriquecer todos los días ese precioso tesoro"
Bruno Fernández Cepeda es otro de los escritores de la generación. Se sabe que era profesor de latín y clérigo y sólo se conservan de él tres poemas.
Xosefa Xovellanos, hermana de Gaspar de Xovellanos, es la primera mujer que suena en la literatura asturiana y en su poesía se encuentran elementos que definen la corriente ilustrada, la crítica ante las desigualdades sociales o la denuncia del comportamiento de la nobleza.
Otro de los autores ilustrados es Anón Balvidares Argüelles del que se conservan algunas obras en las que se mezclan las ideas ilustradas con un fuerte componente de devoción cristiana.
En lo referente al origen social de los escritores, siguen siendo parte de los sectores más cultivados y económica y políticamente más poderosos de la sociedad asturiana. La ilustración, en Asturias, tiene un giro asturianizante y se acerca al uso de la lengua haciendo de ella una herramienta más de su línea de pensamiento. Las obras están más alejadas del pueblo, tienen menos vocación popular y más erudita.

El Siglo XIX
En 1839 se publica en Oviedo la Colección de poesías en dialecto asturiano, una antología preparada por Xosé Caveda y Nava que recoge la obra más importante de los escritores asturianos de siglos anteriores y algunos poemas propios. La aparición de este libro hace que muchos jóvenes se animen a escribir obras que reflejen las costumbres del pueblo en su propia lengua. También destaca de esta época la figura de Xuan Xunquera que redacta la Gramática asturiana, codificando las reglas gramaticales de la lengua. Domingo Hevia, Benito Canella, Xosé Caveda, Teodoro Cuesta, Xuan María Acebal, Xosé María Flórez y González, Xosé Napoleón Acebal y Nolón son nombres de poetas y dramaturgos de la época. Destaca entre ellos la narradora Enriqueta González Rubín.
Xosé Caveda y Nava es sin duda el referente literario para las generaciones siguientes, tanto por su poesía como por su afán recopilador.
Juan María Acebal fue un destacado escritor que mereció el título de "Príncipe de los Poetes" enter sus contemporáneos. Su obra no es muy extensa pero representa la cumbre poética del siglo XIX asturiano.
Teodoro Cuesta representa la corriente popular y es el poeta más conocido e influyente. Escribe sus primeros poemas bajo el magisterio de Caveda, de quien toma el título genérico para ellos de La vida de l'aldea. En su extensa obra podemos encontrar poesía satírica, costumbrista, religiosa y de curcunstancias.
El siglo XIX es también el del nacimiento de la literatura en mirandés, la variedad de la lengua asturiana que se habla en Miranda do Douro, en Portugal. En 1884 el filólogo y escritor José Leite de Vasconcellos publica el que será el primer libro en esta variante del asturiano, Flores Mirandesas. El autor, que no era mirandés, reconoce sus limitaciones y la obra tiene más valor histórico que literario. En esta época, en Miranda, se estilan las traducciones con el objetivo de crear una base escrita para la lengua. Es el propio Vasconcellos quien traduce algunos poemas de Camões a los que da el nombre de Camoniana Mirandesa. Otro traductor al mirandés es Manuol Sardina, cura de profesión, que escribió en la última década del siglo XIX. Se conocen dos traducciones de gran calidad, una de un poema de Camões y otra de un poema de Antero de Quental
Sin embargo, el más destacado de esta época es Bernardo Fernandes Monteiro, natural de La Pruoba, fue el principal escritor del asturiano mirandés en el siglo XIX. Otros autores son Francisco Meirinhos de quien únicamente se conoce un poema y Francisco Garrido Brandon que comienza la producción teatral mirandesa y enlaza la literatura de Miranda do Douro con la de Asturias con una pieza que lleva por nombre Sturiano i Marcolfa, escrita en mirandés, gallego y castellano.
A pesar de entrar dentro del dominio lingüístico del asturiano, el mirandés hoy día está fuertemente influenciado por el portugués estándar.

El Regionalismo Asturiano
Coincidiendo con los primeros movimientos regionalistas de la política asturiana, se da a conocer un grupo de escritores que se sienten herederos directos de la labor poética de Cuesta y Acebal. Son los poetas Pepín de Pría, Constantino Cabal,
Pepín de Pría
Marta Balbín, Daniel Albuerne y los dramaurgos Pachín de Melás y Eloy Fernández Caravera. Este grupo crea en 1919 una Real Academia Asturiana de Artes y Letras que no va a tener ninguna operatividad.
Destacan también Enrique García-Rendueles por la elaboración de un diccionario, una nueva gramática y la recopilación de una antología, Los Nuevos Bablistas, de 1925.
Pero sin duda, es Fernán Coronas el más destacado escritor de la época, fraile que viaja por toda Europa aprendiendo lenguas antiguas y modernas. Las dos últimas décadas de su vida las dedica al estudio del asturiano, recogiendo datos para un diccionario general, elaborando otro de la rima, una gramática... y componiendo muchos poemas que hoy siguen, en su mayor parte, inéditos. Con él empieza el siglo XX para la literatura asturiana.

El Siglo XX (Antes de la Guerra Civil)
La literatura asturiana, tras el auge del regionalismo, sigue anquilosada en los mismos temas costumbristas y pierde el favor del público. Los autores de esta época (Xiquín de Villaviciosa, Matías Conde o Laudelino León) no alcanzan la categoría de sus predecesores ni su buena acogida.

El Siglo XX (Después de la Guerra Civil)
La Guerra Civil supone una ruptura política, social, económica y cultural. La literatura
Nené Losada Rico
asturiana sigue siendo humorística y ruralizante y descontactada de una realidad social cada vez más industrial y urbana. Sin embargo, algunos autores desde los años 60 intentan superar el costumbrismo tradicional. Destacan dos mujeres: Maria Xosefa Canellada (poeta y narradora de corta pero intensa obra, publica en 1980 Montesín el primer libro juvenil) y Nené Losada Rico (su obra se nutre principalemente de la tradición oral).

El Surdimientu
La aparición de Conceyu Bable en la Asturias de 1974, el movimiento pro-lengua que al término de la dictadura y durante toda la transición se vive en Asturias y de manera muy especial en el ámbito universitario, así como el surgimiento en los años setenta del Nuevu canciu Astur, propicia una etapa de apogeo y de rupturismo total. Los temas se renuevan por completo, se trata de política, de amor, de erotismo en la poesía, va adquiriendo relevancia la novela y los cuentos y se va ampliando de manera notable el volumen de las traducciones de otras lenguas.
Para muchos críticos no existe un surdimientu sino dos: El primer surdimientu y El segundu surdimientu.

* El primer Surdimientu
Se situarían sus comienzos en 1974-1976 con la creación de Conceyu Bable y acabaría hacia 1988.
Son nombres del primer surdimientu los poetas Manuel Asur, Xuan Xosé Sánchez Vicente, Teresa González o Andrés Solar y los narradores Miguel Solís Santos, Vicente García Oliva y Carlos Rubiera.

* El Segundu Surdimientu
El segundo surdimientu podría nacer hacia 1988 y tendría como característica principal el cambio de temática de la literatura. Desde finales de los ochenta, quienes escriben lo hacen, por lo general, desde una perspectiva apolítica, apartada de los temas sociales o políticos, entrando en lo que muchos denominan la "madurez de la literatura asturiana".
Xuan Bello
Estos autores se caracterizan por buscar una ruptura con el realismo social y el verso comprometido que buscaba hacer patria de la promoción anterior, potenciando la renovación del lenguaje poético y una nueva búsqueda de tramas narrativas, ampliando los horizontes temáticos y expresivos. Es una promoción muy literaria, culta y cosmopolita, que se encuentra actualmente en su madurez literaria y vital.
En el ámbito de la poesía, Xuan Bello y Berta Piñán son los principales representantes de este grupo, que podría encuadrarse en la corriente de la poesía de la experiencia.
Aunque los críticos colocan sus principales logros en la poesía, esta segunda promoción del Surdimientu significa también el reconocimiento de la narrativa: Adolfo Camilo Díaz, Milio Rodriguez Cueto, Pablo Antón Marín Estrada, Miguel Rojo.

La superación del Surdimientu o Post-Surdimientu
El surdimientu, como etapa literaria, aún goza de una enorme vitalidad en Asturias, por más que aparezcan algunas iniciativas para romper con todo lo anterior y crear proyectos de nueva generación.
Entre éstas, destacan las revistas literarias Reciella Mallory y Formientu, que vinieron a romper la hegemonía de las revistas academicistas. De esta generación, aún muy joven, comienzan a hacerse notar los nombres de Quique Faes, Pablo Rodríguez Medina, Vanessa Gutiérrez, Naciu Varillas y Pablo Texón.

Muy recomendables también autores como Antón García y Carlos X. Blanco de quienes en este blog ya se han puesto algunas obras.

This entry was posted on 05 mayo 2009 at 19:18 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

0 comentarios

Publicar un comentario